viernes, 1 de mayo de 2009

Dibujando sonrisas

Como sois muchos los que me preguntáis sobre los peques que nacen con fisuras, he pensado en contaros un poco sobre cómo es la vida de estos pequeños. Además, esta semana me han mandado (mila esker Irene!!) un artículo muy interesante que ha publicado la revista Consumer Eroski:
http://www.consumer.es/web/es/salud/investigacion_medica/2009/03/16/184034.php

Cuando un niño nace con una fisura labial y palatina, el primer problema con el que se encuentra es que no puede ‘mamar’, simplemente porque es incapaz de ‘succionar’. Si además, ha tenido la mala suerte de nacer en un lugar que por los motivos que sean sus padres no se pueden hacer cargo de su cuidado, este bebé termina en un orfanato.

Es lógico pensar que para alimentar a un bebé con una fisura se necesita mucho tiempo, paciencia y dedicación, algo que la mayoría de los orfanatos chinos no pueden ofrecer y es por lo que la mortalidad de estos bebés en los orfanatos resulta tan alta (hasta un 80%).

Por ello LWB empezó a crear las Casas de Curación, como apoyo a los orfanatos, para ayudar a este tipo de niños. En estas casas se alimenta a los niños hasta que cogen el peso para poder ser operados. Después, en vez de mandarlos de vuelta a los orfanatos, intentamos buscarles familias de acogida y asimismo se habla con el orfanato para que rellenen sus papeles con el fin de que el niño pueda salir en adopción y encontrar a su familia.

Cuando visitamos la Casa de Curación vimos a varias niñas que habían llegado hacía apenas una semana y habían entrado muy malnutridas.

Esta niña con el pijama rosa, tenía 8 meses!! Por lo visto estaba en muy mal estado cuando la trajeron pero se está recuperando a una velocidad increíble. Siempre miraba muy seria como queriendo investigar todo lo nuevo que le estaba sucediendo en su cortita vida. Seguiremos con placer su evolución!
Después de estar un rato en la Casa, descubrí a estas otras dos muñecas, que tenían cuatro meses...! Se les veía tan frágiles pero a la
vez cuando las cogías, tenían muchísima fuerza y muchas ganas de 'pelear', je, je...
Preciosas y adorables...

He estado mirando entre las fotos que tengo porque quería poneros fotos de los niños tomadas antes y después de la operación, pero como ésta había sido tan reciente, las que tengo son quizá un poco durillas.
Os pongo ésta de un niño con fisura antes de operarle y después, pero que no es de este intercambio médico:
Sólo nos falta dibujar una sonrisa en esa carita, no os parece?? :-)))