martes, 4 de agosto de 2009

Gavin tiene familia de acogida!!!

Todos los niños son especiales, pero los que son más vulnerables, los que más necesitan que les echemos una mano son los más mágicos! Podéis reconocer a Gavin como el segundo niño de la izquierda??
Es increíble cómo no teniendo nada, te dan tanto, son maravillosos.
Hace unos días leía sobre nuestro Gavin y no podía dejar de emocionarme. Os acordáis de cómo era antes de la operación? Os pongo una fotito para que os acordéis... Era impresionantemente frágil.

Ahora, se ha convertido en la alegría de los que le rodean y no quiero ni pensar de cómo será cuando empiece a gatear, andar y comience a ser un poco autónomo.
Como os he contado alguna vez, en las Casas de Curación de LWB cuidamos a los niños que nos llegan de los orfanatos y que necesitan esa dedicación especial que allí no pueden ofrecerles. Cuando cogen algo de peso y se recuperan, se les opera y les cuidamos en el postoperatorio hasta asegurarnos de que están bien.

Os podéis imaginar que tras recibir un trato ' preferente' (y a veces hasta 'mimados') por parte de estas cuidadoras preparadas y seleccionadas para ello, sería muy duro para estos niños la vuelta al orfanato. Es aquí donde entran las familias de acogida. Estas familias son las que se encargan de cuidar de los niños muchas veces hasta que los orfanatos se deciden a presentar sus papeles para la adopción, por la vía de lo que llamamos, en inglés Waiting Children y en español, el Pasaje Verde.

Después de contaros todo esto, os diré que llevaban ya un tiempo buscando una familia de acogida para nuestro Gavin y para otro niño un poco mayor que Gavin. Ambos estaban en la Casa de Curación de Hefei. Pasaba el tiempo y no encontraban familias para ellos... Pero este fin de semana pasó algo maravilloso. Una de las cuidadoras decidió convertirse en la madre de acogida de estos dos niños junto con su marido y su hijo. Además los abuelos paternos les dan el visto bueno (cosa importante en China) y como suelen ir a visitarles a menudo, dicen que están felices de poder echar una mano...
Estamos tan contentos! Ellos viven desde hace poco en un vecindario donde no hay más familias de acogida y estamos esperanzados porque sabemos que una vez que los vecinos conozcan la magia de estos niños, poco a poco se irán ofreciendo más familias para acoger a más pequeños.
La semilla está puesta :-))

1 comentario:

  1. Estupendo!!! Qué felices se les ve a los tres!
    Que esa semilla crezca!!!

    Besitos, Eva

    ResponderEliminar