martes, 14 de septiembre de 2010

Nuestra feliz Annie

Hace mucho que no os escribo sobre la pequeña Annie (que de pequeña no tiene nada... está creciendo demasiado rápido... y está altísima para sus tres añitos!!).

Ella ha comenzado en el cole la semana pasada y aunque al principio le costó un poquito despegarse de sus 'padres', me dicen que ahora va felíz. Qué alegría! No puedo evitar emocionarme cada vez que veo su carita y pienso en lo que la vida es y ha sido para ella.

Cuando leo artículos como el de la entrada anterior al blog sobre personas que han sido (o no) adoptadas, y son infelices por ello, siento una inmensa tristeza porque la sociedad, los padres... todos en general no hemos sido capaces de ayudarles en lo más básico.

Annie, ojalá algún día pueda tener una pequeña charla contigo y pueda explicarte muchas cosas que he vivido junto a tí. Desconozco si algún día conocerás tus raices orientales, aquellas que seguramente algún día ansiarás buscar, pero hay muchos tipos de raíces y las tuyas, las que te ayudarán a tener una base estable, sobre la que te puedas apoyar siempre, están ya echadas. Ojalá que las personas que ahora tienes cerca y que te quieren puedan ofrecerte esa estabilidad emocional tan importante, porque amor, sé que te van a dar a raudales!

3 comentarios:

  1. Lo mismo me he preguntado yo...Ojalá sea así ya que se la ve tan feliz.....Belén

    ResponderEliminar
  2. Es lo mismo que me he preguntado yo que ando encandilada con la sonrisa picarona de esta criatura tan maravillosa

    ResponderEliminar