miércoles, 30 de noviembre de 2011

Casas de Curación

Hoy ha sido un día de esos en los que no me podía levantar. Ya sabéis, hay épocas en las que se hace más difícil afrontar todo lo que nos espera en el día, y con la cercanía de las Navidades, éstos días se van multiplicando... Estoy segura que Rosa, Manoli y aquellos quienes han perdido alguien muy cercano y querido me entendéis.

Pero luego mientras conducía (es uno de mis momentos preferidos del día porque es cuando me suelen venir las locuras a la cabeza...) pensaba en lo mucho que yo misma podía aportar para que mi día fuera de los buenos y me he puesto a 'soñar'. Y sí, creo que hoy también he sembrado para ver si sale algo bueno. Un día que ha empezado gris, ha terminado con esperanzas...

Comparto con vosotros un vídeo en el que se muestra la realidad de nuestras Casas de Curación, esta vez en concreto de Anhui y de los niños de allí. Espero que esto os ayude a sentiros parte de nuestros proyectos, porque todos los que nos habéis ayudado, les habéis ayudado a ellos. Es un placer trabajar para que sus días sean de los buenos y salgan para adelante: http://www.youtube.com/watch?v=8NLM5BADZOk

Para quienes no habéis estado en China, me gustaría comentaros que una costumbre muy de allí, es darles pequeños golpecitos en la espalda a los bebés (a mí fue una de las cosas que más me llamó la atención cuando les ví a las cuidadoras haciendo esto, porque algunas les daban golpecitos 'bastante fuertes'...).

2 comentarios:

  1. Jope! Jone...sólo he podido ver las dos primeras imágenes del bebé, no he podido seguir...estaba viendo a mi hijo hace 3 años...cuando lo operaron...aunque imagino que no en esas buenas manos ni circunstancias hospitalarias...Tengo pendiente escribirte...pero es que en casa mis hijos...literalmente...me han secuestrado el ordenador...y casi no puedo escribir, tampoco por tiempo...
    Pilar

    ResponderEliminar
  2. uauuuuuuuuuu!!! que duro se me ha hecho ver a esos pekes en el hospital, y la pequeña Yancy...........que preciosidad!! y tan chiquitina, si la mano de la cuidadora que le bañaba era más grande que su cabecita!

    Y los golpes en la espalda!!???? madre mía vaya "golpecitos" no lo había visto nunca, o por lo menos tan fuertes.

    María

    ResponderEliminar