martes, 3 de enero de 2012

Estrenamos año

Mientras celebrábamos el fin de año y brindábamos por el nuevo año con todo tipo de buenos deseos, uno de los niños que más simpatías y admiraciones suscitaba entre nuestras voluntarias y personas que se acercaban al New Day y lo han podido conocer directamente (entre ellas yo), peleába por su vida, no pudiendo al fin ganar la batalla... Qué os voy a decir, la pérdida del pequeño Luke nos ha entristecido enormemente. Él nos ha recordado una vez más lo frágil que es la vida.

Una persona muy cercana, al verme tan tocada ayer, me preguntaba si me merecía seguir la pena trabajando por estos niños cuando luego me entristecía tanto. Me puse a pensar y me dí cuenta de que efectivamente este pasado invierno ha sido uno de los más duros en cuanto a pérdidas de niños... lo cuál me hace pensar en la necesidad urgente, urgentísima de que abramos YA la nueva casa de curación y de poner en marcha nuevos proyectos, buscar nuevas formas de ayuda, etc. cualquier cosa será bienvenida. Personalmente no puedo quedarme con los brazos cruzados esperando a oír quién será el siguiente, duele demasiado, por lo que imagino que en breve podré contaros algo más sobre lo que llevamos trabajando ultimamente, la puesta en marcha de un lugar acogedor y seguro para mimar a los frágiles y necesitados que llegan a los orfanatos.

Y contestándole a quién me preguntaba si me merecía la pena pelear por ellos, le diré que sí. Cuando la vida te ha llevado por lugares que ni hubieras imaginado, cuando has descubierto orfanatos muy necesitados, llenos de niños con necesidades especiales que no tienen otra esperanza que el que alguien se acuerde de ellos y les salpique algo de ayuda, tu vida cambia... Sí, seguramente estaría más cómoda haciendo una vida más 'normal', pero definitivamente no sería mas felíz.

Acabamos de estrenar año y sé que éste va a ser muy importante para hacer realidad muchos proyectos que hemos ido sembrando en el pasado. Me gustaría mucho que siguiérais junto a nosotros, junto a LWB, para que veáis cómo florecen muchos de estos niños, porque verlos cambiar, verlos volver a nacer después de las operaciones, verlos unirse a sus familias de acogida, a sus familias definitivas... no tiene precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario