martes, 14 de febrero de 2012

Madre verdadera

Imaginaros a un niño de unos 6 años que estando jugando con sus Pokemons y derrepente pregunta:

- Mamá, mi madre verdadera está muerta?
- Si te refieres a tu mamá china, no tengo ni idea, pero seguramente no.

Sigue jugando como si nada y dice, entonces tendrá más niños?
- Tampoco sé, pero seguramente sí.

Como no dice nada más, la madre continúa y dice: tienes la suerte de tener una madre en China que piensa en tí y otra aquí que te cuida y vela por tí todos los días. Pero no hay madres verdaderas o falsas, hay simplemente madres. De la de allí puedo soñar contigo e imaginar cosas, pues no sabemos nada... de la de aquí te puedo contar lo que quieras. No te ha traído al mundo pero es la que comparte el mundo contigo, es la que te cuida cuando estás enfermo, la que vela para que seas felíz y que te quiere con locura, la que disfruta con tus ocurrencias y sueños.

Y como si no hubiera escuchado nada, dice:

- Y abuelos? tendré también abuelos allí?
- Claro!! no sé si vivirán o no, pero claro que tienes abuelos allí.

- Y están en China o en el cielo? ¿Me quieren también?
- A ver, piensa, has conocido y querido a alguien muchísimo que ahora está en el cielo?
- Si, el abuelo...
- Y no le sigues queriendo con locura aunque no esté y no lo veas?
- Sí...

Y siguió jugando felíz, con sus pensamientos y con una sonrisa...

1 comentario:

  1. Hola Jone, te leo y parece que describes una conversación que vengo manteniendo con mi hija en los últimos meses. Ella cumplió seis añitos hace un mes. También ha llegado a utilizar el término "verdadera" para referirse a su madre biológica y le he dicho eso mismo que no hay verdaderas o falsas madres...También me ha preguntado por la posible existencia de hermanos y abuelitos en China. Sobre hermanos me preguntó en diciembre de 2010 cuando todavía no había cumplido los 5 años. Me quedé helada porque me parecía demasiado pequeña para hilar tan fino. Cuando le dije que no sabía si tendría o no hermanos su respuesta si que me congeló el corazón, dijo sólo "qué pena, mamá". Aprovecho para felicitarte por tu blog y la labor que realizas junto a LWB. Saludos. Cati

    ResponderEliminar