jueves, 31 de enero de 2013

La Casa de Curación de Henan

Después de semanas de incertidumbre, al final llegó la tan temida orden superior y han decidido cerrar la Casa de Curación de Henan. De nada ha servido que los oficiales que se acercaban a inspeccionar se quedaran asombrados de lo bien que estaba la Casa y lo que es mejor, lo bien que estaban los niños...

Empieza una nueva etapa para ellos y para las cuidadoras que han dedicado días y noches durante años al cuidado de estos frágiles niños.

Os copio el mensaje de Amy sobre este hecho:

Con el más profundo de los pesares hemos de informaros de que el gobierno provincial de Henan ha tomado la decisión de cerrar todas las casas de acogida privadas de la provincia. Esta medida es resultado del trágico incendio ocurrido el pasado 4 de enero en el pueblo de Lankao. Si no lo sabías, te contamos que pasó en un pueblo cerca de Kaifeng. Una mujer de la localidad cuidaba a 18 niños y adolescentes con necesidades especiales cuando se incendió su casa mientras llevaba a varios de los niños al colegio. Siete pequeños fallecieron a causa del fuego y muchos funcionarios de Lankao fueron despedidos por permitir que esta señora cuidara a los niños en su casa en lugar de tenerlos en una institución. Pronto salió una orden nacional de que todas las casas de acogida privadas de China fueran inspeccionadas oficialmente. A pesar de que los funcionarios que visitaron nuestra Casa de Curación de Henan estas últimas semanas dijeran que era modélica respecto al cumplimiento de todos los requisitos de seguridad, las autoridades decidieron ayer que todos los niños de Henan volvieran a los orfanatos.

Nos llamaron por la noche y por supuesto estamos completamente abatidas. Estoy absolutamente agradecida a todos los miembros de nuestro personal en China que, unidos, han trabajado duro para asegurarse de que todos los niños de la CCH tenían el mejor plan de transición posible. Por favor, te pedimos que lleves a nuestras maravillosas cuidadoras y a las managers en tu corazón, pues estaban muy unidas a los pequeños. No hay ni que decir que todo esto ha sido devastador para ellas.

La pasada noche, mientras trabajábamos para asegurarnos de que el cuidado de los niños estuviera asegurado, no hacía más que recordarme a mí misma las vidas de tantos y tantos niños que se han podido salvar gracias a esta casa. Ahora mismo hay niños que vivieron aquí, en la Casa de Curación de Henan, en todo el mundo, gracias a que tuvieron una segunda oportunidad de una vida sana. El mundo es un lugar mejor porque están vivos y son muy queridos, y nada podrá cambiar este hecho.

Muchísimas gracias por comprender lo difíciles que son estos momentos para todos nosotros. Todos hemos puesto nuestros corazones y nuestras vidas para ayudar a estos preciosos niños y seguir con el trabajo tan necesario y fundamenta que se hacía en la casa de curación. Gracias por solidarizaros con nosotros mientras trabajamos para superar esta triste transición.

Amy Eldridge
Chief Executive Officer, Directora Ejecutiva
Love Without Boundaries

sábado, 26 de enero de 2013

Apadrinando un futuro

Estos últimos días han sido muy duros en cuanto a las noticias que nos iban llegando de China y de lo que estaba pasando allí con los niños. Cuántas veces hemos visto artículos sobre lo perjudicial que es para un menor estar en un medio institucionalizado, cuántos trabajos de investigación y tiempo dedicado a este tema, con la esperanza de que quienes toman decisiones pensando en el 'bien del menor' los tengan en cuenta. Y sin embargo, lo que está pasando ahora mismo allí y en otros lugares como Rusia me hacen pensar que estos trabajos no sirven para nada.

Cientos de niños que estaban en Casas de Acogida y con familias que les querían están siendo trasladados a orfanatos. El fuego ocurrido en Henan y la muerte de esos siete pequeños han sido el detonante de que se estén tomando este tipo de decisiones como queriendo justificar el traslado de estos menores y el cierre de muchas casas que acogían a estos huérfanos. Muchísimos de ellos son muy conocidos a nivel internacional, cuidaban a los niños con cariño, y se ocupaban de darles cuidados médicos, etc. Como ejemplo os pondré una historia que ha ocurrido esta semana. Una de las cuidadoras de una Casa que acogen a huérfanos y los cuidan vio cómo dos hombres se alejaban de la verja... al rato descubrió a un bebé de más o menos un mes. Lo acababan de abandonar con una nota diciendo que no podían hacerse cargo de sus gastos médicos... A las pocas horas, aún siendo esta una Casa reconocida y legal en el lugar, los oficiales se han llevado al bebé a un orfanato... cuando sabemos que en un orfanato no van a poder atender a las necesidades médicas de ese menor en concreto. Qué impotencia y qué tristeza pensar en esos padres que han elegido ese lugar para que cuiden al bebé y que después no se les permita cuidarlo. ¿Qué pasará con ese bebé ahora?

Sé que todo es muy reciente y que aún va a durar lo de los traslados de los menores a los orfanatos, pero tengo la esperanza de que pasado un tiempo, poco a poco permitan de nuevo que estos menores vuelvan con familias de acogida y que aquellos que necesiten cuidados especiales, los puedan tener. Sé que hay directores de orfanatos que se preocupan realmente por los niños y sé también que muchos de los orfanatos se van a ver desbordados por la cantidad de niños que van a tener a su cuidado. Aún no he visto que hayan aumentado el número de cuidadoras, ni que han pensado en cómo ampliar la infraestructura...


Pero de mientras, intentaremos ayudar a estos menores a que su nueva etapa sea lo más feliz posible. Varios de estos huérfanos han llegado al programa de educación de LWB-S y estamos buscando padrinos para ellos. Si podéis ayudarles o si conocéis a quien pueda hacerlo, por favor, pasad la voz :-). Trimestralmente recibiréis información de cómo van evolucionando y, la verdad es que sus cambios suelen ser espectaculares.

Podéis solicitar más información en spain.info@lwbmail.com.
Muchas gracias!

lunes, 14 de enero de 2013

Olvidos conscientes

Hace unos días ocurría un suceso terrible en China. Se produjo un incendio en una casa particular, que se había convertido desde hacía años en refugio, en ‘familia’ para decenas de niños recogidos y llegados de la calle, con la mala fortuna de que siete de estos menores murieron.

Como si se hubiera prendido una llama mediática y una explosión a nivel de oficiales locales, provinciales y gubernamentales empezaron a publicar artículos acusando a la responsable, a la mujer que había decidido dar cobijo, cuidado, amor y cariño, convirtiéndose en madre para todos esos pequeños que iban llegando a sus manos. No quiero ni imaginar lo que habrá tenido que soportar como ‘bronca’ oficial, las consecuencias que le vendrán de todo esto, por no hablar del dolor inmenso y el sufrimiento que le acompañarán ya de por vida, por la pérdida de esos pequeños a quienes quería con locura y por los demás niños, que inmediatamente fueron repartidos y trasladados a orfanatos.

¿qué otra cosa cabía esperar? … esto no podía quedar así… y como si de un efecto dominó se tratara, inmediatamente se dio la orden de inspeccionar todos los lugares y casas ‘ilegales’ donde se cuidan a niños… Para quienes no estéis familiarizados con el tema, en China existen diferentes tipos de orfanatos que ni yo he terminado de aclararme sobre sus ‘categorías’, de porqué unos gozan de ayudas, privilegios, etc., mientras que otros están absolutamente necesitados de todo.

Pero lo que sí he ido viendo estos años es que en todas las ciudades y pueblos existen personas y Casas que terminan acogiendo a huérfanos, convirtiéndose de alguna forma en esos orfanatos ilegales, que estoy segura de que los oficiales conocen que existen y no hacen nada, simplemente porque el problema les supera.

Me rebela y me entristece ver que ha ocurrido un accidente y han muerto siete pequeños. Por supuesto que esto es muy grave, sin embargo, todos los días mueren niños en los orfanatos, absolutamente todos los días, anónimos, olvidados, sin ser mediáticos y sin importar, esperando que alguien se acuerde de que existen, de que alguien les ayude. Pero siguen esperando y siguen muriendo mientras todas las sociedades miramos para otra parte.